viernes, enero 20, 2006

Francisco Camacho, el patriota lácteo

Estos tipos, inconfundibles empresarios argentinos , son aquellos mismos que el propio Kirchner se encargó de enaltecer y alabar, definiéndolos como la burguesía nacional. Cómo si no supiera con los especímenes que estaba pactando; los invitó a la Casa de Gobierno, les rogó e imploró: Por favor, miren, sean buenos; hagan un esfuerzo, es por la gente ¿Comprenden?
Pero no, el empresariado argentino nunca entiende. Lo único que atiende y cuida es su juego. Lo dramático es que todos los funcionarios, presidente incluido, no perciban de qué se trata. O lo qué es aún peor, fingen no darse cuenta.

Página/12.com

1 Comments:

Anonymous Anónimo Opina...

Good brief and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Say thank you you as your information.

9:15 p. m.  

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Inicio