jueves, diciembre 22, 2005

Entre la sopa y los higos secos

¿Quién no se emocionó viéndolo jugar a la pelota? ¿Quién?
Pero ya basta, por favor.

El narrador siente ante cada suceso o desatino que provoca, un batido de hastío, bronca, irritación, repugnancia y tristeza. Si, todo eso.
Lo de él es la pelota. Y digo es. No fue. Tantos troncos dicen que juegan a la pelota en Primera A.

No sé quién le hizo comprar esta historia de animador filósofo barrial globalizado. Alguien que le avise que no. Que así, no.
¿Habrá alguien que lo quiera bien? ¿Y le explique, ayude y apiade de él?

No más.
Nomás.
No dá para más.

Canal 26, TN, Crónica TV, Canal 9, Telefé y demás comunicadores.
Descuelguen esos carteles de “Último Momento” o “Repetimos: Noticia urgente”
El narrador está harto de tener a Maradona todos los santos días -sea por hache, sea por be- nadando en la sopa.

La Nacion.com

0 Comments:

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Inicio