viernes, noviembre 25, 2005

Norman Mailer y un Happy hours en Varela-Varelita


No fue el mejor de los días para el narrador. El viernes lo ha tratado muy mal. Ya de vuelta a su casa, recordó aquella frase de Norman Mailer “No conoces a tú ex mujer, hasta que enfrentas un juicio por alimentos”. Pretendía, al menos y por un par de horas, olvidar este día y también, esquivar la detestada rutina.

Por ello y a pesar de la hora, decidió rumbear y de a pie por Coronel Díaz hasta Santa Fe, haciendo primera escala en la librería Galerna, para retirar de allí su encargo del lunes pasado: La tumba del león, partes de guerra desde Afganistán, del periodista californiano Jon Lee Anderson; ahora un tanto más conocido por la reciente publicación de su nuevo libro La caída de Bagdad , editado por Anagrama en “módicos” ochenta mangos. Una bagatela. Una ganga imposible para un bolsillo tan estrecho como el del narrador. Con el saldo de Jon agendado y en bolsa, enfilo por Santa Fe hasta Scalabrini Ortiz, giró y no se detuvo hasta hacer esquina con Paraguay.

No existe mejor medicina para el alma que el especial de milanesa, queso y tomate de Varela-Varelita.
Mientras atacaba el sándwich e intentaba alejar las broncas de la jornada, el narrador observaba el frenesí exterior, lo que era una ciudad a punto de ebullición. Aún es viernes y al narrador, le resta por trabajar el sábado; pero por algo se empieza. Entre la calma y el murmullo arrullador del salón y el sopor de lo externo, se filtró la esperanza de que algo deba y tiene que cambiar. Que no puede seguir así, de esta manera, todo tan enrevesado. Miró la hora en la tevé que cuelga de la pared que da su espalda a la avenida Scalabrini Ortiz.

Se hacía tarde. El narrador debe de partir.
Pidió la cuenta e inmediatamente se incorporó, no antes sin percibir la pereza y somnolencia ya instalada en su anatomía. Apenas empujó la puerta y se asomó a la vereda, un semáforo detuvo a un impetuoso y acelerado colectivo 110. No tuvo que esperar, subió ¡sin hacer cola! Es algo, pensó el narrador. Por algún lado se empieza.

0 Comments:

Publicar un comentario

links to this post:

Crear un vínculo

<< Inicio