viernes, febrero 17, 2006

Rewind

Mientras cena no puede dejar de escuchar los gritos que llegan de la casa de su vecino. Un hombre adulto no para de insultar. El vozarrón insolente tiene un destino impar: martillar el espíritu de una anciana. Cuanto más grita el hombre, menores son las respuestas que obtiene de la vieja. El hombre se potencia con los insultos y se torna más violento. Se desplaza por la casa de manera extraviada, golpea puertas. Más gritos, más insultos, más violencia.
Por unos instantes los alaridos cesan. La anciana parece aliviada. Se la escucha suspirar hondo y confortada, consolada con ese momento de silencio.
Desde algún rincón de la casa, el radiograbador rebobina un cassette. La tecla rew a fondo, lleva la cinta al inicio. Un chirrido agudo es producido por la velocidad del mecanismo de arrastre; de pronto, la parada en seco hace saltar la tecla. La exigua quietud es interrumpida y ahora, por la casa cunde a todo volumen aquella canción de Los Violadores: Uno, dos ultraviolento.
El hombre adulto retoma su tarea: volver a insultar a su anciana madre.

jueves, febrero 16, 2006

Power

No sabe muy bien el porqué, pero la televisión aún permanecía encendida. Del aparato eran desalojadas imágenes y sonidos de los ocupantes de una mesa de un café cualquiera de la ciudad. Conversaciones y verbosidades trilladas, miradas extraviadas y cigarrillos encendidos; posibilidades de encuentros y desencuentros; abandonados silencios y habitados rumores.
Desde una de las mesas ubicadas en un rincón del salón -no sabe muy bien porqué imagina que la mesa se encuentra ubicada en un rincón- se impone por sobre el resto, la voz ronca y rugosa de una mujer:
-La más importante y principal causa del insomnio es, la insatisfacción sexual.
Tan pronto culminó su discurso la señora de la mesa del rincón de un bar cualquiera de la ciudad, él tomó el control remoto, oprimió power y apagó la televisión. Se entregó a la soledad que le concedían las sábanas pegoteadas de sudor. Eran casi las 4:30 AM, no había podido dormir en toda la noche y debía de levantarse en menos de una hora.

miércoles, febrero 15, 2006

Play

Camina empantanado en la desagradable sensación de rumbear a la estación equivocada. Palabras dichas, leídas, escuchadas que resultan imposibles de asimilar. Otra noche de perros.
La mañana agobiante presagia un día idéntico. Apenas llega al lugar de siempre, deja el diario por allí y el libro por allá; en tanto, desenfunda un disquito y lo introduce en el reproductor, oprime play y le concede al ambiente, el beneficio que la voz de Rickie Lee Jones lo colme. Que el día se inicie con Pop-Pop.

martes, febrero 14, 2006

Si de reír se trata...



...son verdaderos dramas.

Gentileza Okupas

Un poco de amor francés

El lujo es vulgaridad dijo, y me conquistó.

lunes, febrero 13, 2006
No pasa nada. Nada peor que nada pase.

Gabriela Liffschitz


sábado, febrero 11, 2006

El avance del odio

El odio avanza a paso redoblado. La estupidez triunfa. O es el método de los poderosos para mantenerse. Porque un periodiquito de cuarta de la derecha danesa hizo una caricatura en la que se burla de Mahoma, salieron miles a la calle a quemar embajadas, a prender fuego banderas danesas y de otros países. Era justo lo que Bush esperaba. Todo esto lo ayuda a que Occidente le vaya dando la razón.
(…)

Por Osvaldo Bayer, Página/12

jueves, febrero 09, 2006
Se sucederán las acusaciones de conspiración, de hechos preparados y premeditados, de tal o cual maniobra para arrojar un pobre cuerpo exánime hacia el otro lado de la alambrada, en dirección a la culpa de los otros. Lo que haya sido, sin embargo, lo dirán quienes sean mejores testigos. Lo cierto es que en una comunidad con líneas de confrontación nítidas falta un más elocuente tejido cultural y, por qué no decirlo, una malla intelectual de memorias y opiniones de superior serenidad.

Las vidas valen por sí mismas pero a veces –lo sabe la historia sindical universal, y todos lo sabemos–, una ofrenda inesperada de un ser vestido con los más variados atuendos de la humanidad, arroja un símbolo perdido que refleja nuestra pereza cultural, nuestros errores que parecían superados.

Fragmento de Petróleo y política, por Horacio Gonzalez, titular de la Biblioteca Nacional.

Página/12, Febrero 9 del 2006